Un poco de todo…

Medicamentos y otros bichejos químicos curiosos

"Los ensayos clínicos no son lo más recomendable para demostrar la eficacia de la homeopatía"

Posted by azuara en 30 noviembre 2006

Acabo de aprender algo hoy, y paso a informarles urgentemente. Por favor, saquen sus agendas porque el 10 de abril es el Día de la Homeopatía, en honor al nacimiento de su invent… digo, iniciador, Samuel Hahneman en 1755.
Durante todo este tiempo, esta mal llamada “medicina alternativa” ha vivido varios momentos importantes. Uno de los más destacables el mes pasado, cuando por una prestigiosa revista se atrevió a decir claramente que la homeopatía no sirve para nada. Alegría. El artículo que se publicó en el FASEB Journal en octubre, titulado Homeopatía: Holmes, Hogwarts y el Príncipe de Gales, comienza con la siguiente cita de Oliver Wendell Holmes:
¿Crees que no entiendo la paradoja hidrostática de la controversia? Si tenemos un tubo en U, en el que una de las ramas tuviera la anchura de una pequeña pipeta, y la otra fuera tan ancha como el océano, el agua permanecería a la misma altura en ambos lados. La discusión pone al mismo nivel a sabios y a tontos, y eso los tontos, lo saben.

Qué analogía más genial. Y no sólo en el campo de la homeopatía, sino todas las discusiones bizantinas que originan las “pseudociencias”. Porque pensarán que la teoría homeópata es ridícula, que eso de las diluciones ad infinitum tiene algún efecto en el organismo se ríe de nuestro sentido común, que desafía todas las leyes de la física y la química… Pues no, los homeópatas han encontrado otra forma de justificar lo injustificable, la “efectividad” de la homeopatía se explica por la teoría cuántica (sí, ellos tienen sus propias revistas también). Paso a comentar la publicación, porque nos da una idea muy buena de la esencia de este… no sé cómo llamarlo.

El artículo comienza explicando las críticas que sufre la homeopatía y las variadas excusas que deben darnos. Comencemos con los “problemas de la homeopatía”:

Tradicionalmente se piensa que los remedios homeopáticos no son mejores que el placebo, según se ha publicado en diversos artículos y diarios médicos. Los críticos dicen que este sistema basado en el principio del Similia Similibus Currentur (lo semejante se cura por lo semejante) no explica convenientemente por qué esta medicina funciona. Además, dicen, que no ha habido ensayos de doble ciego para probar la eficacia de estos fármacos.

Los escépticos atacan la homeopatía alegando que el efecto tradicional que ha dado la homeopatía a un compuesto no corresponde a su efecto en el organismo, o hablando de números de Avogadro para demostrar que en los compuestos homeopáticos no hay rastro de la sustancia en cuestión.

La homeopatía empieza a poner excusas. Pero el autor no para ahí, continúa describiendo las propiedades mágicas que esconde la homeopatía para atraer a los pacientes.

¿Cómo deben responder los homeópatas a estas críticas? Según los Doctores Kumaresan y Dr Kanakaraj de la Clínica Homeópata de Chennai, cualquier sustancia se puede convertir en una forma de energía por potenciación o dinamización: un método exclusivo de esta ciencia. Esta energía permanece estable sólo en una base alcohólica o glucídica, de forma que los medicamentos que contienen esta forma de energía no caducan nunca. La potencia de la medicina se aumenta mediante diluciones, método que requiere de mucha agitación, proceso llamado succussion (no sé traducirlo), o por pulverización si el medicamento es insoluble.

El Dr Britto Wilbert Das de la Clínica Homeópata Roch Homeo Clinic añade que no es una cuestión de cantidad, sino de calidad de la energía que posee y que será transmitida al cuerpo tras la ingestión. La dilución además garantiza que el medicamento sea completamente inocuo.

No se rían, las medicinas homeópatas son energía que sólo se conserva en alcohol o azúcar, que se dirige al sistema inmune y ataca sus problemas. Estas maravillas deberían ser demostrables científicamente… o tal vez no. Al menos, esto es lo que dicen los homeópatas:

Aunque se dio la oportunidad de realizar estudios de doble ciego a los doctores Das y Anantaraman de los medicamentos homeopáticos, ellos debieron rechazarlos por no cumplir las condiciones ideales.

La medicina alopática se basa en síntomas objetivos, mientras que la homeopática utiliza tanto síntomas objetivos como subjetivos. Si la medicina alopática proporciona un remedio para cada enfermedad, en homeopatía, cada tratamiento puede servir en situaciones muy diversas, e incluso muchos medicamentos se pueden utilizar en una enfermedad en concreto. La individualización es la piedra angular de la homeopatía.

Muy apropiado, además de apelar a los síntomas subjetivos como exclusivos de la homeopatía, cuando estos síntomas son tratados por la medicina que ellos llaman “convencional”. El dolor por ejemplo es cuantificable y existen multitud de tratamientos según la intensidad y las circunstancias desde la morfina a los AINEs. Más excusas para decir que la homeopatía no se ajustaría a un ensayo controlado, no hay signos objetivos de la eficacia del medicamento y además estos signos son diferentes en cada persona. Toma ya.

Y continúa con falacias contra la medicina verdadera, según el autor, en homeopatía “un fármaco se puede utilizar en las condiciones más diversas, y viceversa“. Un buen ejemplo de esto es el cáncer. Algunos agentes quimioterapéuticos se pueden usar en muchos tipos de tumores, y de hecho en casi todos se utilizan los mismos compuestos; por no hablar de antiinflamatorios, analgésicos…

Siguen las excusas:

Con más frecuencia de lo habitual, los pacientes se acercan a la homeopatía cuando el resto de las opciones han fallado, cuando sus cuerpos han sido tratados con potentes fármacos que a menudo enmascaran la situación original. Eso dificulta la tarea del doctor en homeopatía, pues necesita “limpiarlo y reconstruir su organismo de ese caos”. Sobra decir, que la homeopatía es atacada frecuentemente por ser lenta o incluso inefectiva.

O quizás se la acusa de ser inefectiva porque es inefectiva. ¿Y qué hacen los homeópatas ante la evidencia?

Los doctores Kumaresan y Kanakaraj citan varios de sus éxitos terapéuticos en condiciones difíciles. Uno de sus pacientes, de 80 años, era diabético y con una enfermedad coronaria. Tenía prácticamente el 90% de sus vasos sanguíneos bloqueados y aunque necesitaba un by-pass este no se realizó por su estado físico. Los doctores le daban pocos días de vida. Fue entonces cuando decidió acudir a la homeopatía. Gracias al tratamiento, dice, se siente mucho mejor y vive con normalidad.

Otro caso es el de una mujer que en las tres ocasiones que quedó embarazada perdió el feto por pérdidas del líquido fetal. Incluso intentó la inseminación artificial sin éxito. Tras unos pocos meses de tratamiento homeopático, la mujer concibió y dio a luz una saludable niña en 2005.

Y, por supuesto, afirman que no tienen todavía evidencias de que la homeopatía sea tan buena curando y mejorando un buen número de enfermedades como el sida, el cáncer o las enfermedades coronarias.

Siempre me he preguntado una cosa. En un ensayo clínico de un medicamento homeopático ¿qué se utilizaría como placebo? Es más, estos ensayos tendrían un problema logístico importante. Imaginen qu una molécula del compuesto activo con el que preparamos los medicamentos homeopáticos, toca el placebo, esto lo convierte directamente en un medicamento, al encontrarse diluído. Medicamentos y placebos se deberían almacenar a gran distancia para evitar estos problemas. Por supuesto, con tocar no vale, hay que succusar, lo sé, pero aún así no sé cómo debería ser este super placebo completamente inocuo. Dejo la pregunta en el aire, igual alguien tiene una idea genial🙂

Comprenderán lo que soportamos los farmacéuticos al vender estos productos… bueno, no siempre.

11 comentarios to “"Los ensayos clínicos no son lo más recomendable para demostrar la eficacia de la homeopatía"”

  1. Evil Preacher said

    Estupendo eso que dices de los placebos. Los test a doble ciego serían ya una auténtica juerga.

  2. Azuara said

    Lo gracioso es que digan que no se pueden hacer ensayos a doble ciego, porque la homeopatía es tan especial que no servirían.

    Nunca había hablado de estas pociones mágicas, y esta publicación me ha dado la excusa. Mucho más a gusto, sí señor.

  3. Evolutionibus said

    Muy bien artículo, aunque lo lea con algo de retraso. De todos modos, tengo la duda acerca del asunto del doble ciego. En el famoso estudio publicado por The Lancet en 2005, ¿no se trataba de doble ciego?
    Saludos y te paso a mis favoritos.

  4. jose said

    Esos ejemplos que dan al final me suenan a los correos en cadena que te envían de vez en cuando donde dicen: “Mary, de Illionois, reenvió esta carta y al salir de su casa se encontró un billete de mil dólares; Peter, en cambio, fue atropellado: él no había reenviado la carta”.

  5. Azuara said

    Y tanto Jose, testimonios completamente independientes e imparciales😉

    Y gracias Evolutionibus. Pues sí, hicieron ensayos controlados en 1997, y la conclusión fue que la homeopatía tenía más resultados positivos qu el efecto placebo, pero que eran necesarios más estudios. Naturalmente hubo polémica (si buscas “homoeopathy” en The Lancet verás a qué me refiero aunque seguro que ya lo sabes): Sesgo en el ensayo, mal uso de la estadística… Un editorial interesante de 2005.

    El mismo autor se respondió a sí mismo en 1999, con un artículo que concluía que cuanto mejor se hacían los estudios sobre la efectividad de la homeopatía, peores resultados daba la pobre.

    En fin, que pese al último párrafo sí que se han hecho ensayos de doble ciego, y nada, que no hay respuesta.

    Por cierto, aprovecho para felicitarte por tu blog. Explicaciones fáciles y muy bien documentado. Aquí tienes otra lectora🙂

  6. Allan Psicobyte said

    Sólo una pequeña matización (imagino que ha sido un baile de cifras): Samuel Christian Friedrich Hahnemann nació en 1755, no en 1977.

    La cosa cobra especial significación si tenemos en cuenta que eso fué unos cién años antes de Pasteur, y de que la medicina empezase a abandonar la magia para empezar a convertirse en ciencia.

    El pensamiento mágico de Hahnemann podía resutar coherente con el estado del conocimineto de su época pero, hoy día, es simplemente absurdo.

  7. Azuara said

    Así es Allan, Hahnemann nació bastante antes. Corregido

  8. Raúl said

    Ignorantes como vos son los que provocan que la gente permanezca enferma el mayor tiempo posible para llenarlos de medicamentos inútiles y así hacer su negocio.
    No hay peor ignorancia que la que nace de la soberbia.
    La medicina “oficial” junto con la industria farmaceutica no son mas que un negocio inmoral que busca sacar la myor ganancia posible del sufrimiento de la gente.
    Dan asco.

  9. Evolutionibus said

    Azuara, me vas a succusar por no haber leído antes tu respuesta. De hecho, acabo de leer tu artículo como si fuera la primera vez, ¡y observo que ya lo había comentado! En fin, se lee tanto en la blogosfera que nunca se sabe dónde deja uno comentarios.
    En ARP hay una actividad muy interesanta acerca de la homeopatía.
    En otro orden de cosas, y por meter el dedito en el ojo (pero sin hacer sangre), ¿eres farmacéutica y vendes homopatía?
    Saludos y gracias por tus palabras.

  10. Azuara said

    Soy farmacéutica pero no trabajo en una farmacia, de hecho es una de las cosas que no me gusta del trabajo “en oficina”. Eso sí, si un día encuentro por la calle 1 millón de euros y monto una, descuida que no venderé homeopatía, seguro🙂

    Y gracias por los piropos😉 Hacía mucho que no miraba la página de ARP, el escéptico digital me llega al correo, pero la página hacía tiempo…

  11. Anonymous said

    Efectivamente, los ensayos científicos no son los más recomendable para demostrar la homeopatía, y la policía no es lo más recomendable para atracar un banco.

    De todas maneras, se agracede su sinceridad. A menudo, después de leer un artículo defendiendo cualquier pseudociencia, te da la sensación de que la ciencia tiene una doble vara de medir: Es más exigente con la pseudociencia que con la ciencia ortodoxa (el adjetivo “ortodoxa” lo añado en honor a la pseudociencia, que en sus publicaciones parece ser obligatorio).

    Así que se agradece que en este artículo admitan, aunque sólo sea tácitamente, que la ciencia “ortodoxa” no les exige nada que no se exija a sí misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: